21 de noviembre de 2017
www.amazonia.bo........ Es un Portal de información y promoción de la Amazonía boliviana......... www.amazonia.bo.......This is a Portal of a promotion and information over bolivian amazonia

Cuentos
El Arbol del Mapajo
Por: Erika Mertens Nuñez Vela

Había una vez un gran árbol de hermosas flores rosadas que cada mes de mayo

  brotaban alegrando la selva para luego dejar caer poco a poco suaves copos

de algodón, que eran recogidos por las personas para rellenar

almohadas y muñecos de trapo.



Sus grandes ramas cobijaban a muchos animales y pajaritos que habían hecho en

él su hogar. Este árbol llamado Mapajo, era tan bondadoso que permitía a

los monitos colgarse de sus bejucos y comer de sus hojas.


Los niños que vivían en comunidades cercanas
también jugaban todas las

tardes en el gran Mapajo que era muy vistoso y divertido. Cuando sentían

mucho calor, se sentaban a sus pies y se protegían de los rayos del sol,

pues sus gigantescas ramas brindaban una gran sombra.



Una tarde como todos los días, los niños vinieron a visitar a su árbol favorito pero

 grande fue su sorpresa al ver que el hermoso Mapajo había sido derribado

y sólo existían pedazos de él regados en el suelo.


Por su enorme tronco corrían sus lágrimas en forma de
resina, los nidos de los

pajaritos también estaban destruidos y los monitos que vivían en sus ramas

junto a otros animalitos lloraban sin consuelo pues se habían quedado sin casa.


Los niños preguntaron al Mapajo: 
- ¿Amigo Mapajo, quién pudo ser tan

malvado como para hacerte esto?  Si vos sos tan bueno que nos proteges del

calor y cuando viene mal tiempo también nos proteges de la lluvia, además

dejás que los animales y las aves vivan en tus ramas.

 

El Mapajo moribundo y ya casi sin fuerzas les contestó: - Eso ya no importa pequeños

amigos, por mí ya no pueden hacer nada, pero sí por los árboles que

todavía quedan en pie y por los animales que viven en la selva.

 

Quiero que me prometan que a partir de este día cada niño sembrará un árbol

en cada cumpleaños, para que así siempre hayan árboles donde los animalitos

como el mono, la ardilla y los pajaritos puedan vivir y alimentarse y

donde los chicos como ustedes puedan divertirse.

Los niños le hicieron esa promesa al Mapajo antes de morir y desde ese día en

homenaje al buen árbol, en cada cumpleaños cada uno sembró un árbol

diferente, de esa manera la selva continúa existiendo hasta ahora y

cada niño que escucha este cuento debe cumplir la promesa al gran

Mapajo y sembrar un árbol cada año.

 

Fin

 

FUENTE: Cuentos Infantiles de la Amazonía
FECHA: 21 de noviembre de 2017

Compartir en:


<< Volver

Quiénes Somos | Créditos | Política de Privacidad

2013 - Todos los Derechos Reservados
Dirección: Wigberto Rivero Pinto